Economia Real ®

Volviendo sobre emprender

 

¿Qué es emprender? Es crear un negocio, o una empresa nueva, o una línea de negocio totalmente nueva dentro de una empresa….. Sí, ¿Es sólo todo eso? NOOO, rotunda y categóricamente.

Hoy, más que nunca, emprender es una ACTITUD que implica aplicar  una serie de reglas en el día a día para poder llegar a ser un buen líder-emprendedor, en definitiva a lo que estamos obligados a conseguir todos nosotros. Esta actitud es poliédrica, tiene muchas aristas, las más importantes las enumeramos a continuación:

 

 

i) No darse por vencido. Al empezar una iniciativa emprendedora debemos de ser conscientes que una variable a tener en cuenta es el fracaso. Es posible que la nave no llegue a buen puerto. Sin embargo, no se debe tener miedo al fracaso, la fuerza mental es capital para el líder-emprendedor. La debe trabajar y desarrollar. Lo que no tenga dentro, se puede aprender

ii) El buen emprendedor-líder adopta y demuestra siempre afán de conocimiento. Sirve para sentirse vivo y más joven en la vida real, pero en la vida profesional buscar siempre más conocimiento nos mantiene adaptados a los cambios y nos mantiene actualizados.

iii) El buen emprendedor-líder busca el lado positivo de todas las situaciones y sobre todo en las situaciones nuevas o no esperadas.

iv) Deberás ir más allá de las relaciones basadas en respuestas ante los estímulos. El buen líder-emprendedor es proactivo para buscar más allá del camino establecido.

v) Es precisa gran capacidad de anticipación ante realidades futuras que cada vez se van a tornar más inciertas.

vi) No se puede descuidar la capacidad de comunicación. Ser capaz de mezclar pensamientos, lenguaje y emociones para empatizar con la persona(s) que se tiene(n) enfrente y / o alrededor. ¡ Y con  todo eso hacer que el mensaje se entienda¡¡¡.

vii) Conocerse bien a sí mismo. Es capital trabajar el yo interno. Ello te hará saber a dónde quieres llegar, y eso lo notarán los que están a tu alrededor. Unido al punto anterior, un emprendedor que sabe a dónde quiere llegar y lo comunica bien tiene mucha parte de su camino hecho.

viii) Esforzarse: Aplicar  y demostrar todos los días disciplina y constancia. Tanto en la parte profesional como personal.

Como corolario, decir que el éxito no se busca, se acaba encontrando. Cuando un emprendedor ha encontrado su verdadera vocación, o el negocio, o la empresa de su vida, el éxito se hace una costumbre. Se multiplica el rendimiento personal, profesional, en forma material y en las relaciones con los demás. En definitiva, el trabajo se hace más productivo porque “sale solo”, “fluye”.

Se puede aprender y entrenar, se puede estudiar y afianzar. Acepta el reto¡¡

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.