Economia Real ®

¿Emprender, la clave del hoy o del mañana?

Dedicamos hoy esta reseña a los emprendedores-líderes. Son épocas duras, con despidos en grandes empresas, con excedentes de capacidad instalada aquí que obligan a enviar a familias al extranjero, reducciones de costes (os prometemos algún post sobre ello, nos parece de gran importancia),…etc. En definitiva de crisis en todos los frentes.

 

 

Por ello muchos “valientes“ están intentando dar un giro radical a su vida para crear-muchas veces desde cero- una empresa en la que volcar ilusiones, esfuerzos, …etc. Su tesón es digno de admiración a mi juicio, porque cuando se crea una empresa se genera riqueza en la comunidad, se crea valor dentro de un mercado por el mero hecho de generar más transacciones dentro de él y como consecuencia nos vemos beneficiados todos como país. Evidentemente, cuando se cierra una empresa, una división de una compañía o una mera fábrica el efecto es por desgracia el opuesto.

Hoy no quiero decirle al emprendedor-líder cómo buscar su ventaja competitiva, o cómo desarrollarla, o cuál debe ser su posicionamiento estratégico (variedad del producto, necesidades del cliente, acceso a mercados….). Hoy quisiera estar con el emprendedor-líder que ha pasado ya el primer mes desde la creación de la empresa. Ya ha tomado la decisión, ya se ha ido de su trabajo (por decisión suya o de otros), ya ha realizado las interminables gestiones burocráticas para crear la sociedad… y ha pasado el primer mes de “efervescencia”, donde todos le felicitaban, la adrenalina fluía y las expectativas estaban al 200%.

Ha pasado ese primer mes como digo y puede que hayan surgido los primeros problemas ( algún proveedor, algún empleado que empieza a mostrar cierto destello de que su desempeño no es el que demostraba en la entrevista de contratación, el primer cliente que te dice te va a comprar y era mentira…) En definitiva, situaciones usuales en el día a día de nuestras empresas que son contratiempos importantes pero que minan la moral de una empresa en ciernes sin duda, sobre todo en los primeros meses de vida. Porque tras ese mes hay muchos desvelos, tensiones emocionales y sin duda económicas, miedos, vértigo por el salto…etc, que el emprendedor-lider de la firma viene arrastrando y que en cualquier momento pueden estallar dentro de su ánimo motivados por algún detalle que otras veces podríamos calificar nimio, pero que en determinado momento puede ser la “gota que derrama el vaso”.

Está sólo –recordemos- y sus dudas pueden surgir, es emprendedor-líder pero también humano, no nos olvidemos. Pero no es peor líder por tener ese miedo, por pensar que puede fracasar. Ni mucho menos. La clave está en poder dominarlo. Quizá ya lo haya hecho en su anterior etapa profesional, pero ahora más que nunca, cuando se siente solo debe aprender a dominar la situación.

Hay siempre un mañana, otra operación que mejorará esta que no debe hacer aunque no tenga ventas, existe siempre la opción de cambiar el mix de operaciones y buscar una nueva/ diferente posición singular y valiosa en el mercado que le permitirá mantenerse en el sector de manera sostenible, hay más disyuntivas que plantear para competir diferente, seguro, porque hay más maneras de competir que las que aplica en este momento.

El emprendedor-líder lo sabe, lo tiene dentro, sólo hace falta que lo exteriorice o que encuentre a alguien que le ayude a exteriorizarlo. Es la realidad que hemos constatado muchas veces. Gracias, emprendedores-líderes, de vosotros es el mañana que estáis empezando hoy, sois locomotoras para salir de la crisis, sois locomotoras para los demás, para la comunidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.