Economia Real ®

Liderazgo no verbal.

Como dijo Charles Dickens: “Los diferentes medios de comunicación nunca serán un sustituto para la cara de alguien que alienta con su alma a otra persona a ser valiente y honesta.”

El liderazgo, resumiendo y siendo práctico es la capacidad que tiene una persona en influir en las personas. Existen diferentes métodos de enmarcar los tipos de liderazgo, como se pueden mejorar. Pero en este artículo vamos a ser más pragmáticos, porque de esta forma se entenderá más claramente los conceptos.

Un buen líder lo es hablando o sin hablar, de hecho un buen líder con una sola mirada es capaz de hacer cambiar de acción a un empleado de la organización.

Un líder tiene que comunicar, influir, intraemprender, y lo más importante son los hechos, las reacciones, los acompañamientos. Todo lo que un líder haga en el entorno del trabajo afecta directamente en los objetivos directamente de la corporación, empresa, pyme o empresario particular.

En ocasiones el silencio da mayor información, mayor influencia y mayor capacidad de afectar conscientemente en los empleados.

Más del 90 % del liderazgo está basado en aspectos no verbales, acciones que afectan directamente en el nivel de influencia. Luego el aspecto, la primera impresión, los rasgos subjetivos, son factores que se tienen que cuidar.

Como se afronta una noticia, como se traslada a los empleados, el tono en el que se transmite, los factores no verbales (modo de comunicación, prisa para comunicarlo, estado de nervios, tono, voz, timbre, ETC.). Todos esos elementos se tienen que practicar.

Existen herramientas que posibilitan que las comunicaciones sean perfectas, incluso por improvisadas que sean, que afecten en la justa medida, que sean demoledoras e irrefutables. Hablaremos de ellas en próximos artículos para no hacer más denso este post.

Existen Pseudolíderes, que por una parte están buscando influir, diciendo que si y con la cabeza diciendo que no, vamos que están diciendo una cosa y con sus actos haciendo otra cosa muy diferente, esto tiene mucho que ver con la “señority” de la empresa. El acomodarse es una cosa muy humana pero no válida para líderes.

Se tiene que estar intraemprendiendo directamente, no hay negocio para más de 10 años sin adaptarse al mercado, sin  ser flexible. Vamos que no hay negocio que cien años dure, salvo que haya modificaciones, adaptaciones….

Se tiene que poner toda la maquinaria, todo lo necesario para ser una verdadera maquinaria de liderazgo, de liderar sin palabras, con el silencio necesario para entender y ese será el verdadero éxito del comunicador. Esperamos poder transformar el talento en valor, ese es nuestro verdadero reto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.